240 Grill: De Ceviche a Zarandeado


No lo había visitado porque sencillamente no se presentaba la oportunidad, creo firmemente que hay un tiempo perfecto para todo, no suelo correr a un lugar en cuanto lo sugieren siempre espero que llegue ese momento.

En un día de crisis en la cocina, esos en los que bajo ningún motivo se te “prende el foco” sobre qué preparar; se me apareció un frasco de cristal con un contenido oleoso de color rojo marrón y  un concentrado en el fondo solidificado que no sé cómo llegó a mi pantry.

En la etiqueta se leía “La de tocino” y en tipografía más pequeña, aceite de soya, tocino, chile morita y especies. Así que a mis costillas de res  a medio marinar (ya había agregado algunos ingredientes) decidí incorporarles un par de cucharadas de dicha sustancia y correr el riesgo. Cabe mencionar que cuando la destapé olía delicioso.

Para no hacerte la historia más larga, después de unas cuantas horas en el horno el invento quedó…bueno no quedó nada de lo rico que estaba. Y así, mientras deambulaba por el centro de Ensenada recordé la marca de esa interesante salsa: 240 Grill.

Y así llegué. Veinte o veinticinco metros cuadrados en Villa Mexicana, ese conjunto de locales que últimamente se ha hecho medio trendy. El esqueleto de un pescado como identidad gráfica, colores vibrantes, madera y ladrillo son los elementos que hacen a este lugar más visible de lo normal.

El frente principal cuenta con una barra fija y algunos bancos de madera. Sobre la acera del local otra barra movible. Por un costado una colorida puerta  como acceso y un par de mesas de reconocida marca refresquera hacen las veces de comedor.

Todo es sencillo y limpio, tres jóvenes uniformados entre ellos el propietario son el equipo de trabajo de esta propuesta. Los tres hacen de todo, preparan, sirven, atienden, limpian siempre muy serviciales y amables.

El menú lo encuentras visible en un pizarrón  en un pilar de ladrillos y  otro ubicado en la banqueta. Y si tienes duda alguna amablemente te lo explican y te convencen, así me sucedió.

Nos ubicamos en una de las mesas de metal con vista directa a la cocina, de hecho no tienes mucho para donde ver, su principal atractivo es la comida valga confirmarlo.

Como te sirven por pieza el tiempo de espera entre un plato y otro es de corto a razonable, en mi caso los lapsos de espera  eran casi mínimos, así que me iré como hilo de media al contarte la historia que empezó con el Aguachile de cochito.

Compuesto obviamente de cochito, pepino persa, mango, cebolla morada, cilantro y limón. Es fresco y agridulce. Sabroso, la carne de este pez es muy neutral, se adapta a los sabores de los ingredientes que utilices, simultáneamente recibí el Ceviche de atún ahumado.

De entrada me sorprendió ver algo tan oscuro sobre una tostada. Pero al probarlo encuentras muchos sabores donde sin lugar a dudas resalta el ahumado del ingrediente principal.

Atún ahumado, cebolla morada, pepino persa y una muy secreta salsa negra; no tiene picor alguno por lo que es recomendable agregarle la salsa de guayaba también elaborada en casa. Una versión muy personalizada del ceviche, es intenso  pero bien vale la pena, está para resucitar a todos los muertos que se fueron de marcha la noche anterior.

El taco de camarones al pastor estaba recién salido de la plancha llegó en una tortilla blanca y  humeante aún. Camarones, piña, cebolla morada, cilantro y  el consagrado adobo. Los camarones más que frescos y en su punto, debe convertirse en un taco estrella indiscutiblemente. Para no detener el tren seguí con la Quesamarlin.

No te puedo decir mucho al respecto porque le di  una mordida solamente y la cambié por algo que me cautivó, el Burrito de machaca de corvina o curvina, como quieras quiero.

Preparada con cebolla morada, pimiento verde y amarillo, ajo, cilantro y  después de elaborada, asada de nuevo antes de servirse al menos así me pareció. Muy buena, tienes que probarla. Y para no coartar el apetito otro burrito pero de camarones Puerto Nuevo.

Una mezcla de camarones, cebolla morada, perejil y  queso. Estaba sabroso pero esperaba una versión ad hoc al concepto de la langosta; quizá una preparación en mantequilla, ajo, perejil , un twist de limón,  sal  y pimienta puede hacer mucho más por él,  es solo un lapsus no soy yo quien cocina. Además probablemente la idea era precisamente lo opuesto al concepto.

Ya no podía más, pero a nada le dije que no. Mientras le daba jaque a todo esto un señor llegó y se llevo un par de jureles zarandeados muy atractivos; entre ires y venires  Luis de la Rosa el creador de este negocio nos platicó sobre el preciado pez, y entre que terminaba de explicarnos el  proceso apareció en la mesa.

Un grueso filete  con una costra negra  lograda con una salsa hecha en casa con dieciséis ingredientes y 6 horas de maceración. Una pieza para ser  plato fuerte o no, porque también lo pudieses desmenuzar y hacerte unos suculentos tacos con guacamole y la salsa de guayaba que no sabes; no fue así pero me los imaginé.

Todo fluye muy dinámico en este espacio, puedo decirte que es un lugar de comida semi rápida; por supuesto depende de la cantidad de comensales y desde luego de la prisa que lleves.

Si te apetece puedes quedarte a hacer sobremesa tomando unas muy buenas cervezas artesanales que tienen en su nevera.

Todo  está bien hecho, muy bien servido como pudiste observar, pero sobre todo muy bien sazonado. Es una cocina rústica, artesanal,  en donde debes disfrutar del sabor y no evaluar técnica, tiempos, composición ni nada por el estilo.

Es un lugar llamativo donde te sirven en platos de plástico multicolores, te ensucias las manos y pudieras manchar un mantel que no hay. Su creador tiene entusiasmo, dedicación y la motivación para seguir adelante y mantener satisfecha a su clientela y lo logra. Hay potencial.

¿Mis favoritos? el Taco de camarón al pastor, la Machaca de Corvina   y el Jurel zarandeado punto y aparte. Definitivamente 240 grill es un must, espero que se mantenga de pie y firme ¡Éxito!

Te relato esta historia, mi historia, como consumidor eres tú quien tiene la última y muy respetable palabra.


Comida: Muy buena

Precios: $$

Ambiente: Relax-Street Food

Servicio: Muy bueno

Ubicación: Riveroll 143. Plaza Villa Mexicana. Ensenada


¿Se te antojó?

Qué esperas para ir!